Tras reforzar nuestros servicios de Asuntos Públicos abriendo oficina en Bruselas, conversamos con Nicolas Acker, que está al frente de la delegación de MAS Consulting en la capital belga. Acker, de nacionalidad francesa, cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector, ha sido director de European Public Affairs de Ogilvy y director asociado de Public Affairs de Weber Shandwick. Asimismo, ha trabajado como consultor para una larga lista de clientes del ámbito digital, transporte, movilidad, turismo, energía, medio ambiente, defensa, seguridad, etc.

  • ¿Cómo definirías los Asuntos Públicos?

Podemos decir que los Asuntos Públicos son el arte de combinar los mejores argumentos y canales para dialogar eficazmente con los responsables de la toma de decisiones y los principales grupos de interés o stakeholders. En mi caso, entre la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y los Estados miembros de la Unión Europea (UE) y las asociaciones comerciales de la UE, empresas multinacionales, ONG verdes, organizaciones de consumidores… con vistas a crear un marco político y de políticas de la UE que fomente el modelo de negocio, los objetivos y la estrategia de crecimiento de nuestros clientes.

Es fundamental que los Asuntos Públicos apoyen las actividades empresariales y las estrategias de crecimiento, demostrando así un claro retorno de la inversión con un retorno de costes a corto plazo.

  • Bruselas se ha convertido en un lugar estratégico para los Asuntos Públicos. ¿Qué circunstancias lo han hecho posible?

Diría que Bruselas es, junto con Washington, D.C., el lugar estratégico para los Asuntos Públicos.

Esto se debe a que, por un lado, Bruselas es, junto con Estrasburgo y Luxemburgo, la sede de las instituciones de la UE. Por otra parte, los Reglamentos y las Directivas de la UE se basan en una síntesis de intereses particulares. Contribuir al proceso de elaboración de políticas de la UE, aportando datos, pruebas y soluciones a los responsables políticos de la Unión es una práctica habitual en Bruselas.

Esto es más necesario ahora que nunca; de hecho, hoy en día alrededor del 80% de las leyes nacionales de la UE tienen su origen en Bruselas.

  • ¿Cómo ha afectado la pandemia de COVID-19 al sector?

La consecuencia más clara e inmediata del COVID-19 fue el fin de la posibilidad de coincidir físicamente con los funcionarios de la UE y los principales stakeholders “por casualidad”, de mantener conversaciones informales con ellos. Resultaba imposible asistir a una reunión de una comisión del Parlamento Europeo y mantener una conversación informal con un asistente parlamentario, a un acto de stakeholders y charlar con uno de los participantes a las afueras del evento o encontrarse con un funcionario europeo mientras se paseaba por la sede de la UE. Todas las peticiones de encuentros debían hacerse de manera formal.

En este contexto, como muchos funcionarios de la UE y partes interesadas trabajaban desde casa, tener los números de sus teléfonos móviles resultó más importante que nunca. Llamar al despacho de un miembro del Parlamento Europeo o de un funcionario de la Comisión era una pérdida de tiempo.

Aunque los eventos digitales y las videollamadas han llegado para quedarse, incluso después de la crisis de COVID-19, es fantástico ver cómo las cosas vuelven a la normalidad. No hay nada mejor que mantener una conversación cara a cara para forjar una auténtica confianza entre las partes; por ejemplo, entre funcionarios de la UE y lobbies.

  • ¿Cuáles son las perspectivas hasta final de año y para los próximos?

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que inició su mandato a finales de 2019, tiene dos prioridades para la UE: alcanzar la neutralidad en las emisiones de carbono para 2050 y que la institución esté preparada para la era digital. A pesar de la pandemia, se ha avanzado en ambos aspectos y se esperan progresos en los próximos meses y años.

Así, para garantizar que el plan de la UE para hacer frente a la emergencia climática sea una realidad, el conocido como Green Deal, se espera que la Comisión Europea presente su paquete Fit-for-55 el 14 de julio. Este paquete de medidas legislativas abarcará las políticas de energía, transporte, medio ambiente y fiscalidad de la UE. Además, se espera que incluya la revisión del sistema de comercio de emisiones de la UE, para abarcar la aviación y el transporte marítimo; las normas de emisión de CO2 para coches y furgonetas; la la Directiva sobre fiscalidad de la energía, etc. Una vez presentadas por la Comisión Europea, las propuestas serán examinadas, modificadas y adoptadas por el Parlamento Europeo y el Consejo.

Con respecto a la estrategia digital de la UE, la Comisión Europea ya ha publicado las tan esperadas leyes de Servicios Digitales y de Mercados Digitales. Los debates políticos sobre ambos expedientes ya han comenzado en el Parlamento Europeo y en los Estados miembros y se espera que concluyan durante la Presidencia francesa del Consejo en el primer semestre de 2022. Paralelamente, la Comisión Europea debería seguir actuando en el ámbito de la competencia para garantizar la igualdad de condiciones en el sector digital.