Diego Crescente, Asociado de MAS Consulting Group, en el debate de Onda Club

Publicado por MAS Consulting Sin comentarios

El pasado jueves, 11 de julio, el debate semanal de Onda Cro se dedicó a las buenas y malas prácticas entre agencias de comunicación y clientes en el que contaron con la participación de Diego Crescente, Asociado de MAS Consulting, Borja Puig, Consejero Delegado de Bassat Ogilvy y Stephan Fuetter, Director General de Best Relations.

Puede escuchar el audio del debate completo AQUÍ

Durante el programa se habló de los aspectos más valorables que una empresa debe tener en cuenta a la hora de contratar a una consultora. Para Diego Crescente “las empresas deben exigir compromiso y dedicación, la comunicación es una de las formas más íntimas de vender los valores de una empresa, por eso se necesita una relación de confianza y compromiso con quien la vaya a llevar a cabo”. “Es importante encontrar una persona de confianza con la que poder hablar y que ésta pueda plasmar los valores de la compañía”, añadió.

Por su parte, Stephan Fuetter, aclaró que “las consultoras de comunicación no son un proveedor más. Para participar de los valores de una empresa y poder comunicarlos debe desarrollarse una cultura compartido, una química y sintonía con quién va a ser un socio estratégico muy importante en el largo plazo”.

Borja Puig presentó la situación actual del gremio de las consultoras en las que hay que saber compaginar “el servicio a los clientes con la necesidad de producir beneficios”. En su opinión, hoy en día la forma de contratar a una consultora de comunicación es “a base de concursos ineficientes que conllevan una pérdida de recursos muy importante”. “Es esencial hacer una selección de dos o tres consultoras y que éstas presenten una propuesta de acuerdo a un briefing y a cambio de una remuneración, no que diez empresas se presenten a un concurso y solo gane una y las demás pierdan todo”.

La importancia del briefing inicial fue otro de los temas tratados. “En el briefing inicial debe poder responderse qué quiere la empresa, cuáles son los valores de la compañía y en cuáles quiere hacer hincapié, siempre con la máxima concreción posible”, declaró Crescente.

“Tampoco puede faltar una expectativa de los resultados y el presupuesto orientativo al que las consultoras deben ceñirse, para no ofrecer ideas que luego no son viables”, completó Fuetter.

Durante el debate también se hizo referencia al Manual de buenas prácticas entre consultora y cliente editado por Dircom y la Asociación de Empresas Consultoras en Relaciones Públicas y Comunicación (ADECEC) y se presentó el libro El social business de Stephan Fuetter.

Respecto a este último, su autor explicó que con “social business no sólo hablamos de los planes de comunicación online del departamento de márketing y comunicación. Las empresas son cada día más neuronales, es decir, todos los departamentos participan y tienen la posibilidad de ampliar sus servicios a través de redes sociales”.

Ante esta nueva forma de enfrentar el negocio Crescente destacó que “los consumidores “compran” por primera vez de forma democrática y participativa, se informan, hablan, consultan a través de internet sobre un servicio o un producto”. Y advirtió que ahí también radica uno de los máximos peligros de internet ya que “unas cuantas críticas negativas pueden arruinar una campaña de millones de euros”.

Puig completó esta idea y añadió que “Internet ha permitido cerrar el círculo de venta y poner cara y nombre a los consumidores, uno de los mayores cambios en el proceso de comunicación y venta de lo últimos dos siglos al que las empresas deben adaptarse”.

 

0 Me Gusta