La imagen de los candidatos: Zapatero, simpático; Rajoy, firme

Publicado por MAS Consulting Sin comentarios

Fernando Garea, de Público, ha elaborado un artículo sobre la imagen actual de Zapatero y Rajoy a raíz de una encuesta encargada por el propio medio. Estas son las conclusiones:

José Luis Rodríguez Zapatero es visto como un candidato que conecta con la gente, con simpatía personal y capacidad de diálogo, aunque con poca firmeza de carácter y conocimiento de los problemas de la gente.

De Mariano Rajoy, valoran los españoles su firmeza de carácter, la confianza que provoca y su credibilidad, pero le ven como serio y con dificultades para conectar con la gente.

El Publiscopio permite hacer un perfil de los dos principales candidatos que explica en gran medida en qué puntos refuerzan la campaña electoral cada uno de los dos partidos para fortalecer a sus cabezas de lista. Zapatero aparece en los vídeos electorales haciendo bromas y sonriendo, y Rajoy se muestra serio y lo más firme y contundente posible. Cada uno ha reforzado así sus principales cualidades y ahora en campaña se trata de paliar o mejorar los puntos débiles.

El líder del PP conecta mejor con los pequeños empresarios

El candidato del PSOE le gana al del PP en todos los aspectos sobre los que se consulta, probablemente en coherencia con su mejor valoración en el conjunto de la encuesta. Sólo hay un aspecto en el que se impone el del PP: la firmeza de carácter, cualidad que, llevada al límite, puede ser un inconveniente, pero que en tiempos de dificultad o crisis puede ser imprescindible. Coincide con el hecho de que cuando acabó el alto el fuego, el presidente del Gobierno leyó una declaración casi idéntica a la que hizo Aznar en idénticas circunstancias y en Zapatero, sonó como débil; mientras que la de su antecesor fue interpretada como firme por todos. El líder del PSOE se ve obligado a sobreactuar para parecer duro.

Es el reconocido talante, palabra neutra que con el líder socialista ha adquirido connotaciones positivas. Lo peor de Zapatero es el conocimiento de los problemas de los españoles, la inteligencia y la citada firmeza de carácter. Lo peor de Rajoy es la simpatía, la capacidad de conectar con la gente y el carisma.

Quizás por eso el PP ha planteado una campaña en la que intenta paliar esa carencia con actos y demostraciones de humanidad y proximidad de su líder. Para humanizar al candidato, en su web sale en un despacho que se presenta como el suyo, aunque no lo sea; se publica una entrevista en Telva en la casa de un amigo, pero con apariencia de ser su domicilio, y hasta se le lleva a entregar a los Reyes Magos su carta. El socialista baja en conocimiento de los problemas y en carácter Al tiempo, el PP intenta aprovechar esa imagen de firmeza creando la sensación de crisis económica que requiere una mano resolutiva al frente de un país que no está para bromas.

Renovación o estabilidad

La imagen de los dos candidatos se traslada también al juicio que los españoles hacen sobre un Gobierno presidido por Zapatero y otro por Rajoy. El del socialista es visto como impulsor de una política más renovada y se da por hecho que cuenta con el apoyo de su partido. Los puntos débiles para Zapatero, aunque gana en todos los aspectos, son la falta de equipo y, especialmente, el apoyo internacional.

Lo mejor de un hipotético Gobierno presidido por Rajoy sería el apoyo internacional, el equipo y su estabilidad. La peor para ese Gabinete sería la imagen renovada y la falta de proyectos más interesantes. Es decir, el candidato del PP es visto por los españoles como más capaz de gestionar problemas reales que de presentar proyectos nuevos.

También es coherente la percepción que en cada sector ciudadano se tiene de los dos candidatos. Así, la mejor nota para Zapatero está entre los jóvenes y las mujeres, precisamente el electorado hacia el que el PSOE intenta dirigir sus mensajes. Éstos son peor valorados entre pequeños empresarios y los trabajadores del campo. Rajoy, sin llegar a ganar en ningún sector, es mejor visto entre los pequeños empresarios y entre los jubilados y los pensionistas.

0 Me Gusta